mama, què fem demà?

Excursiones e ideas para hacer con niños


Deja un comentario

La Ruta del Ferro i del Carbó en bicicleta: de Ripoll a Sant Joan de les Abadesses

rutaferro3

Fuente: http://cat.fundaciomap.org/ruta-del-ferro/

 


La Ruta del Ferro i del Carbó es un sendero donde antiguamente pasaba el tren y que hoy en día se puede realizar a pie, en bicicleta e incluso en patines. Se inicia en Ripoll, pasa por Sant Joan de les Abadesses y finaliza en las antiguas minas de carbón de Ogassa. Es una de las llamadas Vies Verdes de Girona y es ideal para realizarla en bicicleta con niños gracias al poco desnivel que tiene la ruta.

ruta_del_ferro00

La ruta empieza (o finaliza) en el CAT Can Guetes, que es el Centre d’Acollida Turística de Ripoll.

Vosotros debéis decidir dónde empezar: en Ripoll, en Sant Joan de les Abadesses o en Ogassa. Nuestra elección fue Ripoll, ya que aunque la ruta tan solo tiene un 1% de desnivel, de Ripoll a Sant Joan de les Abadesses es subida y preferimos hacer la parte más pesada al principio para luego bajar con más facilidad. En este centro podéis aparcar el coche (hay 6 plazas para autocaravanas), alquilar bicicletas y burricletas (bicis eléctricas) y también hay un bar-restaurante que ofrecen comer de menú al mediodía.

ruta_del_ferro02

ruta_del_ferro01

Hay mesas de picnic justo detrás del CAT Can Guetes.

Os recomiendo reservar de antemano las bicicletas para no quedaros sin. Junto con la bicicleta, te dejan un candado por si la tienes que atar.

La ruta empieza justo detrás del CAT Can Guetes. Debemos ir por un camino al lado de la carretera, pero en pocos metros la cruzamos y nos adentramos por un precioso sendero rodeado de vegetación con el río Ter justo al lado.

ruta_del_ferro18

El río nos acompañará al principio de la ruta.

El camino no presenta ninguna dificultad porque está asfaltado. En algunos tramos el firme está más estropeado, pero por norma general todo la ruta está en perfectas condiciones.

ruta_del_ferro03

A pocos kilómetros de Ripoll, hay una zona con mesas de picnic y un parque para hacer gimnasia.

ruta_del_ferro19

Hay bancos y papeleras en todo el trayecto.

ruta_del_ferro14

Se pasa por un par de túneles y algún que otro puente.

La ruta sigue el antiguo trazado del ferrocarril, que llevaba carbón desde las minas de Ogassa hasta Ripoll.  Las minas cerraron en 1967 pero el tramo funcionó hasta el año de su centenario, en 1980.

Pasamos por campos, bosques, masías y casas rurales. Veremos algunos caballos y muchísimas vacas pastando.

ruta_del_ferro15

ruta_del_ferro13

Los cruces por la carretera están bien indicados. También se indica los kilómetros, para hacernos una idea de lo que nos queda por recorrer.

A la mitad del camino se puede visitar el Pantà del Cal Gat. Se accede a través del club de tenis.

ruta_del_ferro07

El club de tenis tiene un bar con una terraza, ideal para hacer un descanso y reponer fuerzas.

Hay una caseta de madera para observar las aves, pero nosotros no vimos ni una. Si se sigue por el camino que bordea el pantano, se llega hasta un mirador interpretativo del bosque de ribera.

El tramo más cercano a Ripoll es el más sombrío y donde vimos la única fuente. Luego ya no hay prácticamente sombra. Tenedlo en cuenta si realizáis la ruta en verano.

ruta_del_ferro16

Después de 4 kilómetros más, se llega a Sant Joan de les Abadesses.

ruta_del_ferro12

Vistas desde la ruta del ferro.

Se pasa por la antigua estación de Sant Joan de les Abadesses, que ahora es un bar-restaurante.

ruta_del_ferro10

Aquí están las únicas vías que han sobrevivido.

Es un espacio muy grande y bonito, con un parque infantil, un campo de fútbol, mesas de picnic y el Albergue Ruta del Ferro. En este albergue también alquilan bicis. Aquí estuvimos un buen rato para descansar, aunque mi hijo descansó poco porque se unió a jugar un partido de fútbol con otros niños 🙂

ruta_del_ferro09

ruta_del_ferro08

Hay más mesas de picnic al lado del albergue.

Si se quiere alargar la ruta, se sigue por el camino hasta Ogassa, pasando por el Gorg de la Malatosca, que también visitamos pero a pié.  Son 4 kilómetros más y el desnivel aumenta, por eso decidimos no llegar al final. También se puede llegar hasta Olot por dos caminos distintos (unos 22 kilómetros más). En este PDF tenéis toda la información.

ruta_del_ferro11

Al final del albergue se enlaza con la vía verde que va hacia Olot y se continúa hacia Ogassa.

La vuelta es por el mismo camino. No nos paramos en ningún momento (yo si para hacer fotos :)) y en tan solo media hora llegamos.

Comimos en Ripoll y dimos una pequeña vuelta por su núcleo, con la intención de volver en otra ocasión y visitar el impresionante monasterio de Santa Maria de Ripoll.

ruta_del_ferro17

Lugares y actividades cercanas:


Deja un comentario

Sant Martí d’Empúries: un pequeño pero precioso pueblo de l’Empordà

santmartiempuries01A medida que pasan años y vas conociendo más y más lugares de Catalunya, te crees (erróneamente) de que casi casi ya lo has visto todo. ERROR.

Esto me pasó con Sant Martí d’Empúries. Mi cuñada había ido varias veces a sus playas y con ella nos fuimos a comer y a bañarnos.

Esta pequeña población pertenece a l’Escala y está a solo 200 metros de las ruinas de Empúries, excursión casi obligada de cualquier colegio catalán.

Se accede por la GIP-6307. Nada más llegar, nos encontramos con mucho tráfico de gente y de personas, unos intentando aparcar y otros saliendo de coches cargadas con todos los bártulos para pasar un día en la playa. ¿Qué hacemos? ¿Nos damos media vuelta o pagamos lo que cuesta el párking vigilado por dos mujeres muy simpáticas? Pues nada, a pagar, que ya que hemos llegado nos quedamos.

santmartiempuries02

El pueblo es de origen medieval y en 10 minutos ya lo has visto, por lo que perfecto para niños inquietos.

Aún se conservan las murallas medievales.

Está declarado Bien Cultural de Interés Nacional y son pequeñas casitas de piedra que van a parar a la Plaça Major con tres restaurantes, uno al lado de otro, muy pegados entre si. Como aun es pronto para comer pero tarde para ir a la playa, decidimos dar una vuelta, comer y luego pasar la tarde en la playa.

Justo delante de la plaza está la Església de Sant Martí, que no pudimos visitar. Estaba cerrada a cal y canto.

santmartiempuries03

Al lado vemos los restos del que fue el castillo y Casa Forestal, un precioso edificio con aires modernistas.

santmartiempuries04

santmartiempuries05

Se baja por un camino que llega a un estupendo mirador. A nuestra izquierda vemos la bahía de Roses (por la tarde vimos muchas personas practicando Kitesurf):

santmartiempuries13

y a nuestra derecha l’Escala y el Montgrí:

santmartiempuries15

Bajamos otro tramo hasta llegar a un camino peatonal que comunica Sant Martí d’Empúries con l’Escala. Se ve que se construyó en 1992 con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Justo empezar el camino hay una estupenda zona de picnic con mucha sombra y con mucha gente también. En esta zona alquilan bicis y coches para niños.

santmartiempuries16

El camino es muy agradable, rodeado de pinos que ayudan a resguardarte del fuerte calor. Hay mucha gente haciendo el camino en bicicleta.

santmartiempuries08

Enseguida pasamos por delante de las ruinas greco-romanas de Empúries que pertenece al Museu d’Arqueologia de Catalunya.

santmartiempuries12Tengo pendiente ir con mi hijo, pero cuando sea un poco más grande para que lo comprenda mejor. Lo que si tengo claro es que nunca iré por la mañana/mediodía en verano (vimos pasarlo bastante mal a más de un turista) y la visita será guiada, sino no solo veremos piedras sin entender que es lo que fue. Un amigo ha ido este verano a una visita teatralizada por la tarde y me comentó que están muy bien.

Continuamos por el camino y pasamos la playa del Convent y la del Portitxol, situada delante del Hotel Empúries.

santmartiempuries07

santmartiempuries06

En este punto podemos seguir por el camino o bien subir por la Punta de les Coves. Si subimos podremos sentarnos en un banco para ver una bonita panorámica.

santmartiempuries10

Y veremos una pequeña calita:

santmartiempuries09

santmartiempuries11

Llegamos a la playa del Rec del Molí. El camino transcurre por una zona de dunas. Casi todas las playas tiene caseta de la Cruz Roja, duchas, lavabos y algunas tienen chiringuitos y alquilan patinetes.

Dimos por finalizada la ruta cuando llegamos a la carretera de l’Escala. Son unos 2 kilómetros aproximadamente. Ahora solo toca volver y disfrutar de un estupendo arroz caldoso de uno de los restaurantes de Sant Martí d’Empúries.

Qué más podemos visitar en los alrededores:

También podemos visitar la feria Arrels del Vi de Sant Martí d’Empúries, que se celebra en mayo. Es una feria de vinos de la DO Empordà.