Un paseo por el centro de Ginebra sin gastar ni un franco

La ciudad suiza de Ginebra es famosa por los relojes y por ser la sede de las Naciones Unidas. Seguramente os venga a la mente lujo y opulencia al pensar en esta ciudad, muy cerca de la frontera con Francia. Cochazos de alta gama vimos unos cuantos. Y cafeterías con árabes comiendo macarons, también. Pero a parte de los millonarios, Ginebra ofrece al visitante muchos lugares tranquilos para pasear totalmente gratuitos.

Nuestra ruta empezó en la estación de trenes, al lado del alojamiento. Una zona bastante ruidosa, con muchas tiendas de souvenirs y restaurantes de todas partes del mundo. Como una torre de babel concentrada en unas pocas calles. Tras dejar esta zona, la más fea sin duda, nos dirigimos a la calle comercial Rue du Mont-Blanc, que desemboca en al lago Lemán. Cruzamos el puente, también llamado Mont-Blanc, repleto de banderas.

Lago Lemán y el Jet d’Eau

El Jet d’Eau se ve desde muchos puntos de la ciudad. Está en el lago Lemán y es un enorme chorro de agua que sale a todo presión. El lago está repleto de barcos. Puedes hacer un crucero por el lago a través de la compañía CGN o alquilar un bote a pedales, barca o canoa con la compañía Les Corsaires. También están los barcos-taxis amarillos, la forma más barata de cruzar de una orilla a otra. Se llaman Mouettes Genevoises y los puedes coger gratis con la Geneva Transport Card.

Es el chorro de agua más alto del mundo.

Pasamos por delante del Jardin Anglais, donde hay una noria y mucha gente disfrutando de la tarde. Aquí está el reloj de flores que rinde tributo a los relojeros de la ciudad. Dicen que desde esta zona y en días claros se puede ver el macizo del Mont Blanc.

Llegamos al impresionante Jet d’Eau, de 140 metros de altura. Puedes llegar bastante cerca de él gracias a una pasarela. Hay que tener cuidado porque te puedes mojar, ya que depende de la dirección del viento, va para un lado o para otro mojando todas las barcas (y las personas) que hay al lado. Si vais en invierno, es posible que no funcione por la noche. Este curioso chorro fue construido en 1886 para evitar la presión del agua cuando los talleres de relojes no la utilizaban por la noche.

Casco antiguo de Ginebra

Callejeando por las calles llegamos hasta la preciosa plaza Place du Bourg-de-Four. Hasta ahora Ginebra me estaba pareciendo muy bulliciosa, pero al llegar a esta plaza y a las calles contiguas, cambié de opinión. Esta plaza está rodeada de muchos bares y restaurantes. Y los edificios son muy antiguos.

Vale la pena pasar por la calle Rue de l’Hotel-de-Ville, Passage des degrés y la Rue du Puits-Saint-Pierre. En el número 6 de esta calle está la Maison Tavel, la casa más antigua de Ginebra de época medieval. Nosotros no entramos porque, si no recuerdo mal, estaba cerrada (cierran a las 18h y la entrada a la colección permanente es gratis). En este PDF en castellano tenéis toda la información.

La catedral de San Pedro, Cathédrale Saint-Pierre Genève, también estaba cerrada. Y es que en Suiza cierran más pronto que en España. En 2007 fue declarada Patrimonio Europeo y tiene diferentes estilos arquitectónicos. Se considera el centro de la reforma protestante. Se puede visitar el campanario previo pago de 5 francos, desde donde las vistas de Ginebra son muy buenas.

Al lado de la catedral está L’ancien arsenal, una colección de cañones medievales dentro de un antiguo almacén militar y anterior granero. Hay unos enormes mosaicos que representan escenas de la historia de Ginebra.

Nuestra siguiente visita es el parque Promenade de la Treille, un lugar perfecto para hacer un descanso mientras los niños juegan. Hay buenas vistas del parque Promenade des Bastions, mesas de picnic y juegos infantiles. En el s. XVI habilitaron un enorme banco llamado Banc de la Treille. Resulta que es el banco más largo del mundo. ¡Mide 120 metros!

Para bajar al parque Promenade des Bastions, hay que ir por la Rampe de la Treille. Nada más entrar mi hijo corre hacia los enormes tableros de damas y ajedrez que hay pintados en el suelo, con enormes fichas para jugar. Intentamos hacer una partida a las damas, pero enseguida se cansa y continuamos visitando el parque :). Estas fichas si estuvieran en España, no durarían ni una hora!.

En el parque hay más zonas de juegos infantiles y varias cafeterías y restaurantes.

Aquí está el Muro de los Reformadores, una pared de piedra con los fundadores de la reforma protestante.

Tras ver el muro, toca volver hacia el hotel. Pasamos por el puente Pont de la Machine donde han habilitado una tarima de madera y bancos con vistas al río Ródano, al Pont des Bergues, la Isla Rousseau y al Jet d’Eau. Ahí está la Cité du Temps donde se exponen relojes Swatch. El día se acaba y no nos da tiempo a visitar el Palacio de las Naciones Unidas. ¡Una lástima! Tras cenar en un conocido restaurante fast food y que nos pegaran una buena sableada por 3 hamburguesas, nos vamos a dormir que mañana toca volver a Barcelona.

Nos despedimos de Ginebra y de Suiza con la promesa de volver. Es nuestra última noche en Suiza y mi corazón se entristece porque este viaje se acaba. Pero me alegro por todo lo que hemos visto y vivido. ¡Deseando volver muy pronto!


Información de Ginebra y otros sitios para visitar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.